El traspiés de Eurovisión

El traspiés de Eurovisión

¿Qué pasará en un evento cuando se habla de él mucho más después de realizado que antes de que suceda?.
Evidentemente en el caso de Eurovisión el efecto convocatoria está garantizado. A la organización poco le preocupa realizar promoción de su acto, porque antes de realizarse ya lo tiene más que amortizado: contratos con cadenas de tv a nivel mundial, discográficas, etc. Para ellos es todo un éxito, pero el verdadero reto es para los artistas que acuden.
Representan a países que luchan cada año por hacerse un hueco entre los primeros. Se juegan su carrera profesional y su prestigio. Muchos de los que han fracasado no han logrado remontar el bache que supone quedar en las ultimas posiciones.
Desconozco toda la maquinaria que se activa tras la elección de cada representante. Por lo que pude saber por boca de la propia Barei, tras su elección por RTVE, una compañía discográfica (dígase multinacional) se encargó de hacer su plan de promoción para conquistar el gusto de los eurovisivos y europeos en general. Pero, ¿es esto suficiente? ¿Cuánto tiene que mover un artista para que su canción a concurso sea escuchada con algunas semanas de antelación y se produzca el efecto que, sólo unas horas después y gracias a lo importante que es el show en directo, se produce en todos los que recibimos ese impacto y es que no conseguimos sacarnos la dichosa canción de la cabeza?
Si el evento se realizara antes del propio evento (lo cual es un sin sentido) tendría más sentido. Cantaríamos las canciones antes y el resultado de las votaciones sería muy distinto.
Algo pasa con la preparación a Eurovisión. Nos es masiva. No es inmersiva las semanas previas al evento y por ende los malos resultados. Aunque luego la canción ganadora no sea precisamente la más melódica y puede que el televoto le haya otorgado esa categoría más por su contenido que por sus acordes o su interpretación.
Lo mejor será que sigamos disfrutando de la(s) canción(es) que nos han gustado de la gala y que ellos, la organización de Eurovisión y toda su maquinaria, sigan jugando a engañarnos

Vpubli
Enviar correo
Llamar ahora